Quieren paneles solares, pero en CFE faltan... medidores
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Quieren paneles solares, pero en CFE faltan... medidores

COMPARTIR

···

Quieren paneles solares, pero en CFE faltan... medidores

08/05/2019

El aviso me llegó primero de un emprendedor de Monterrey que hace buen negocio instalando paneles solares para reducir el consumo de electricidad producida por la CFE. Solo fue cuestión de buscar a otros. Me dicen que lo que antes tomaba días, ahora se prolonga durante semanas.

Cuatro de ellos, ubicados también en la Ciudad de México y en Mérida, coinciden: por una razón que aún no está clara, la CFE retrasa en estos días la entrega del equipo necesario para instalarlos, un rezago que acaso podría beneficiar a la empresa comandada por Manuel Bartlett.

Ese equipo es el conocido medidor de 'luz' bidireccional, técnicamente conocido como watthorímetro. Los más modernos son necesarios para instalar paneles solares, pues leen en dos direcciones, el volumen de entrada de electricidad a la casa y la que esa casa genera también de salida con sus sistemas fotovoltaicos, por ejemplo, cuando sus habitantes salen a trabajar.

Llamémoslo coincidencia: en el primer bimestre de 2018 se importaron 236 mil medidores, según datos del SIAVI de la Secretaría de Economía. En los dos primeros meses de 2019, 142 mil solamente. La partida es la 9028.30.01.

A Bartlett no le gusta la competencia, venga de donde venga. La CFE debe vender la electricidad, propone. “No vamos a permitir que la CFE vaya para abajo y que gane el sector privado”, dijo ayer en Veracruz.

¿Los paneles solares que venden muchas Pymes en México son parte del sector privado al que se refiere? Éstas provocaron una revolución llamada 'generación distribuida', que consiste en generar en muchos techos de casas y establecimientos, en lugar de tener una gran planta de generación remota que funcione quemando combustibles. Ayudan a la CFE, que les 'compra' la electricidad que producen, dejando de recibir los ingresos de aquellos que instalaron paneles.

El problema es que ahora sí hacen ruido. En 2012, apenas 10 megawatts se habían instalado, según la Comisión Reguladora de Energía. Eso sirve para alimentar tres centros comerciales. En 2018 tienen casi 700 megas, eso puede proveer a una ciudad de tamaño mediano. Equivale, por ejemplo, a uno de los cinco proyectos de ciclo combinado que ayer anunció el director de CFE.

El tema es que justo cuando la ONU advirtió esta semana la pérdida en proceso de un millón de los ocho millones de especies sobre la Tierra, las medidas de los países deben ser radicales para contener la quema de combustibles fósiles en favor de los niños que aún estarán unos 60 años en el planeta. La consigna: Gas en lugar de combustóleo y carbón; energía solar y del viento como complemento del gas.

Las políticas del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador no perfilan una mejor situación. El especialista en energías renovables Víctor Ramírez apunta lo siguiente: “El Plan Nacional de Desarrollo, me parece que tiene algunos errores incluso conceptuales. Por ejemplo, sigue mezclando petroquímica con energía, que son dos sectores unidos y cercanos, pero distintos. Si bien es bueno que ya se hable de transición energética, es un riesgo que este tema se incluya más por corrección política que por intenciones reales, pues las intenciones del PND no concuerdan con los hechos. Se habla de transmisión y distribución cuando se cancelaron dos licitaciones de obras transcendentales y hablan de acelerar la transición cuando la suspensión de las subastas frenó el desarrollo de algunos proyectos nuevos. En energía falta hablar de la electrificación de la movilidad, que es uno de los grandes generadores de gases de efecto invernadero”. CFE fue consultada, pero al cierre de la edición no obtuve respuesta.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.